Show simple item record

dc.contributor.authorPérez, Hermes Dario
dc.contributor.authorMacía Moscote, José
dc.contributor.authorBermudez Villadiego, Argemiro
dc.date.accessioned2018-05-30T15:17:13Z
dc.date.available2018-05-30T15:17:13Z
dc.date.issued1965
dc.identifier.citationT336.201286114 / P415es
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/11227/6537
dc.descriptionTesis (Economista) -- Universidad de Cartagena. Facultad de ciencias económicas. Programa de economía, 1965es
dc.description.abstractSe dice que el presupuesto es un acto de autoridad soberana porque en todos los tiempos el soberano o rey fue quien tuvo la facultad de determinar las rentas y autorizar las erongaciones públicas. Hoy, por el contrario, es a la Nación, por conducto de sus representantes, a quien corresponde este derecho, reconocido y acatado como un principio universal en todos los países de gobiernos representativos. Dada su importancia, ya que el presupuesto es la manifestación por excelencia de la soberanía popular en los modernos sistemas constitucionales, a grandes rasgos anotamos su evolución histórica. En contraste con los sistemas de tasación inconexos e ineficaces de los Estados antiguos, el sistema fiscal de Egipto, por el contrario, estuvo bien organizado y fue sumamente eficaz, hasta el punto de constituir hoy una de las herencias, en el orden de la economía pública, en el orden de la economía pública, que el Occidente le adeuda al cercano Oriente. Para la mejor administración de las finanzas ´públicas, el Egipto estaba, en la época imperial, dividido en sesenta distritos, en cada uno de los cuales el gobernante local era el agente judicial y fiscal del gobierno central. Todo el sistema estaba dirigido por dos visires, uno que residía en la ciudad de Heliópolis y gobernaba el área norte, y otro que residía en la ciudad de Tebas, gobernaba la región sur, pero tenía mayor autoridad que su colega del norte. El control centralizado del cultivo de las tierras facilitó la recaudación y la liquidación de los impuestos, pues todas las tierras estaban registradas en los catastros del tesoro real. A empleados de la localidad estaba confiada la recaudación de los impuestos, los que pasaban a manos de un tesorero general, quien rendía diariamente cuenta al visir. El montó de los impuestos de cada año dependía del río Nilo, por cuanto sus crecientes permitían establecer la producción probable. Por esto, en las oficinas del visir nunca faltó un proyecto de rentas y gastos de los recaudos imperiales. Por otro lado, el visir estaba obligado a comunicar mensualmente el faraón el estado de las cuentas reales. Como se ve, pues, mucho antes de dos mil años antes de Cristo, ya en Egipto existía un sistema fiscal bien organizado, ya se establecían cálculos de las rentas públicas y se controlaban sus gastos.es
dc.format.mediumapplication/pdf
dc.language.isospaes
dc.publisherUniversidad de Cartagenaes
dc.rights.urihttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0
dc.subjectPresupuestos - Aspectos jurídicos - Colombiaes
dc.subjectImpuestoses
dc.subjectDescentralización administrativaes
dc.subjectEstado-nación - Economíaes
dc.titleConsideraciones generales sobre el presupuesto y aspectos fiscales del municipio de Cartagenaes
dc.typethesises
dc.rights.accessopenAccess


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0
Except where otherwise noted, this item's license is described as http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0