Show simple item record

dc.contributor.authorPernett I, Ivan
dc.date.accessioned2018-04-23T19:10:26Z
dc.date.available2018-04-23T19:10:26Z
dc.date.issued1955
dc.identifier.citationT343 / P37ces
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/11227/6362
dc.descriptionTesis (Abogado) -- Universidad de Cartagena. Facultad de Derecho y Ciencias Políticas. Programa de Derecho, 1955es
dc.description.abstractSegún el autor ante de comenzar el estudio de los distintos fenómenos de homicidio, se va ocupar aun cuando no sea a fondo, del estudio del delito , ya que todo acto delictuoso del ente humano, llámese como se quiera llamar, personales, homicida, calumnia, etc., lleva envuelto una infracción que recibe el nombre de delito, por esa razón va a hacer un estudio sintético de sus características cuando se tiene noticia de que un hombre ha cometido un delito se forma por intuición en la conciencia pública de los pueblos, predispuesta por traiciones y experiencias seculares, un doble juicio: Se piensa que aquella acción se halla prohibida y castigada. Por la ley (como homicidio, violencia carnal etc.) y que por tanto es una acción antijurídica; y se piensa que es también una acción amoral que revela en un hombre tendencia antisociales más o menos peligrosas. Nosotros los creyentes pensamos en que dicha acción es un pecado sancionado por normas humanas y divinas, que en realidad son una misma cosa. Porque el fundamento del derecho penal reposa en raíces inmaculadas de los mandamientos de la ley de Dios. La razón del que no jurar su nombre en vano, no matar, no hurtar, no desear la mujer de tu prójimo, no levantar falso testimonio , ni mentir y no codiciar los bines ajenos son preceptos que constituyen la piedra angular de la ciencia penal, pues quien contraria esos mandatos incurre en delitos que están contemplados en nuestros códigos. Como quiera que sea la conducta del individuo que vive en sociedad aparece regulada por cuatro órdenes de normas, a saber: La buena educación o formas sociales o costumbres, la religión, la moral y la ley, resulta que todo acto individual que infringe el mínimum de disciplina social que tales normas imponen; en juzgado como infracción de uno de estos ordenes de normas o de todos a la vez ya que de otra manera la vida en sociedad seria invivible. Del delito se han dado muchas definiciones, pero sin ningún valor práctico, ya que solo sirven para indicarles el camino al legislador al establecer los hechos delictuosos.es
dc.format.mediumapplication/pdf
dc.language.isospaes
dc.publisherUniversidad de Cartagenaes
dc.rights.urihttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0
dc.subjectDelitoes
dc.subjectReligiónes
dc.subjectHomicidioes
dc.subjectHombreses
dc.titleAlgunas modalidades del delito de homicidioes
dc.typethesises
dc.rights.accessopenAccess


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0
Except where otherwise noted, this item's license is described as http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0