Show simple item record

dc.contributor.advisorSalgado González, Álvaro (Profesor)
dc.contributor.authorBetancourt Dajud, Maria Paula
dc.date.accessioned2015-02-12T15:13:05Z
dc.date.available2015-02-12T15:13:05Z
dc.date.issued2009
dc.identifier.citationT344.04197 / B465es
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/11227/1352
dc.descriptionTesis (Abogado) -- Universidad de Cartagena. Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, 2009es
dc.description.abstractEl tema de la Eutanasia en nuestro país, apenas está iniciando su recorrido, y en este trayecto son muchos los interrogantes por resolver, recursos por adecuar y sobre todo el llegar a establecer una legislación clara y eficaz que la regule; camino que no va a ser fácil por muchos factores, quizás el principal sería las creencias religiosas de un gran número de colombianos y profesionales de la salud. Desde el plano legal, en Colombia el tema ha sido parcialmente abordado. En 1997, un ciudadano decidió demandar el artículo 326 del Código Penal, porque consideraba que atentaba contra la igualdad y el mandato constitucional del Estado de garantizar la vida. En respuesta, la Corte Constitucional emitió, el 20 de mayo de 1997, la sentencia C-239, mediante la cual declaró exequible el 326. Sin embargo, incluyó una advertencia: "En el caso de los enfermos terminales en que concurra la voluntad libre del sujeto pasivo del acto, no podrá derivarse responsabilidad para el médico autor, pues la conducta está justificada". La confusión generada por ese pronunciamiento ha sido objeto de debate. Aunque internacionalmente empezó a decirse que los médicos en Colombia estaban en libertad de terminar con la vida de enfermos incurables (siempre que manifestaran su voluntad de que así sea), estos profesionales de la medicina no tienen claro cómo obrar ante una petición de este tipo. Las dudas se generaron a partir de la misma sentencia, a través de la cual la Corte no aprobó literalmente la eutanasia (como ha llegado a creerse), sino que despenalizó aspectos del homicidio por piedad, que sigue siendo considerado un delito. Si un médico o grupo de médicos deciden terminar con la vida de un enfermo que sufre, su conducta sigue siendo considerada un delito hasta que una investigación pruebe que, como lo señala la sentencia, medió la voluntad libre del paciente. En otras palabras, tendría que enfrentar públicamente un proceso legal.es
dc.format.mediumapplication/pdf
dc.language.isospaes
dc.publisherUniversidad de Cartagenaes
dc.subjectEutanasiaes
dc.subjectDerecho a morires
dc.subjectResponsabilidad legal - Colombiaes
dc.subjectResponsabilidad civil - Colombiaes
dc.titleLa eutanasia en Colombiaes
dc.typeThesises
dc.rights.licensehttps://co.creativecommons.org/
dc.rights.accessopenAccess


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record